Bienvenidos seais

Hubo una vez un mundo lleno de color, donde las formas se escapaban de la realidad. Un rincón de expresión, donde compartir el gusto por algo. Fue un blog, que trataba la moda desde la más pura humildad, y que invitaba a sus lectores a nadar entre palabras escritas como consecuencia de una afición desmedida, la cual se buscaba transmitir al mundo. En este cuento es cuestión de tiempo que os enamoréis de un arte poco valorado por muchos.

Published in: on marzo 10, 2011 at 10:00 am  Comments (2)  

Un luto color violeta

Ayer, 23 de marzo de 2011, nos dejaba la gran Elisabeth Taylor, considerada una de las 20 bellezas clásicas del mundo por la popular revista People, e incluso estimada por muchos como la mujer más atractiva del mundo.
Pese a que su profesión estuvo centrada en la actuación, en la que logró una fructífera y desenfrenada trayectoria, fue también, de forma inevitable, un icono de glamour y elegancia para el mundo de la moda.
Su espectacular apariencia se hizo presencia en numerosas portadas de conocidas revistas, muchas de ellas relacionadas con la moda, eclipsando a todo aquel que se prestara a mirarla.
Es imposible que ahora, que solo nos queda recordarla como algo que ya fue, nos la imaginemos sin su vestimenta impecable y sus joyas de colección (por las que sentía verdadera debilidad); una imagen esplendorosa que siempre acaparó todas las miradas.
Víctima de numerosas dolencias, nunca dio de lado la importancia de la imagen que ofrecía al mundo, por lo que, aún enferma, seguía dando lecciones de entereza y estilo.
Sus ojos de color violeta y su sonrisa de diamante se apagaron ayer, a sus 79 años de vida, que brillaron de fulgor hasta sus últimos momentos.
Fue reina más allá de su mítico papel de Cleopatra, pero no solamente en el mundo del cine, sino también en el mundo de la moda, que siempre la recordará como una diva eterna.
Hasta siempre, Elizabeth Rosemond “Liz” Taylor.

Published in: on marzo 24, 2011 at 2:47 pm  Dejar un comentario  
Tags: , , , , ,

Los iconos que se convirtieron en rana

El la moda, como en cualquier otra disciplina, o quizás aún más, siempre se tiene un referente a seguir, un modelo admirado e incluso envidiado, en el que nos basamos para construir nuestros propios gustos y nuestro propio estilo.
A lo largo de la historia de la moda se han tomado como iconos a grandes actrices, cantantes, modelos, celebrities de toda índole y rincón del mundo. Éstas, musas incondicionales de muchos de los diseñadores más prestigiosos y diosas inigualables para un sinfín de aficionadas a la moda, han marcado historia, no solamente por su profesión sino por su estilo, el cual se ha quedado grabado a fuego en las directrices de lo que hoy llamamos precisamente moda.
En cambio, como todo en esta vida, el carácter y significado del modelo a seguir a cambiado casi por completo, dando lugar a lo que hoy en día prima en muchos de los ámbitos de nuestra realidad: el morbo, el ridículo y la chabacanería. Y se puede comprobar que mis expresiones y mi punto de vista distan de ser exagerados si nos paramos a comparar a la grandes Marlene Dietrich o Audrey Hepburn con las revolucionarias y famosas Lady Gaga o Kate Moss. Hemos pasado a una era en la que el estilo se confunde con una originalidad que roza lo hortera. Las nuevas generaciones se guían ahora por las reglas que construyen la imagen de las actrices de Disney Chanel, sin pararse a cuestionarse lo que realmente es tener estilo y lo que es saber transmitirlo. La actitud cotidiana del “pueblo llano” es atender y admirar a lo que se les muestra, y lo que hoy en día se muestra en los poderosos “mass media” no es en un 90% moda sino mero espectáculo, que al fin y al cabo es lo que se pide.
Ante esto, solo nos queda rezar para que la cultura de la moda logre romper algún día estas estructuras ya ancladas en el momento actual, y mientras tanto seguir rememorando las clásicas figuras que han logrado hacer que la moda se rindiera a sus pies y las saludara, y aún las salude, quitándose el sombrero.

Published in: on marzo 23, 2011 at 10:47 pm  Dejar un comentario  
Tags: , , ,

¿Se puede concentrar la moda en una semana?

Un acontecimiento del mundo de la moda, y más de gran magnitud y teniendo como escenario la gran capital, es un lugar de intercambio, donde compartir la pasión por la misma, conocer cosas que antes no se sabían sobre ella, corroborar otras que ya se sabían, disfrutar, imaginar, empaparse de su riqueza junto a los más grandes profesionales de su esfera, donde vivir un día hecho por y para la moda.
Así, la Cibeles Madrid Fashion Week, celebrada el pasado febrero en IFEMA, contando con más de 50 años a sus espaldas, es considerada la Gran Semana de la Moda en España y, como consecuencia, la mayor plataforma de promoción del diseño español. Este gran evento, a la altura de otras semanas de la moda en París, Nueva York, Milán, Sao Paulo o Londres, logró un año más mover a las masas más chics y asentar el panorama actual de la moda en España.
Y no, no voy a proceder ha hacer un aburrido análisis sobre lo que fue el evento, como ya tantos profesionales se han encargado de hacer y seguro que mucho mejor de lo que lo pueda hacer yo. Creo que lo mejor para conocer de manera concisa y resumida lo que fue y lo que es la CMFW es leer la crónica de alguno de sus asistentes. Tengo el placer de contar con el testimonio de una amiga, una estudiante de diseño y moda, que lucha día a día por conseguir el sueño que guía hoy por hoy las directrices de su vida: ser diseñadora. Este año ha sido el primero de, estoy segura, una larga lista de años, que ha tenido la oportunidad de asistir a este gran evento, y creo que sus palabras, plagadas de emoción, desgarro y evidente subjetividad, pueden transmitir mejor que nada lo que éste supone para la gente que realmente sabe vivir la moda.

Mi experiencia en Cibeles Madrid Fashion Week fue inolvidable, ya que nunca he tenido la oportunidad de ir y este año he podido asistir. Fue toda una aventura emocionante, puesto que llegamos allí sin saber si podríamos ver algún desfile porque no pudimos conseguir entradas, pero mereció la pena hacer colas interminables para poder ver a tus diseñadores favoritos así como a otros que no conocias y que te sorpendian. Entre los desfiles a los que pude asistir puedo destacar: en primer lugar, al desfile de Andres Sardá, inspirado en Méjico, que al ser el primero que vi (puesto que nunca habia vivido un desfile desde “dentro”) me emocioné por todo lo que conlleva el desfile, ya que la puesta en escena fue espectacular (se dispuso una pasarela llena de color y, como anégdota, en la pantalla principal se representaba un rostro de mujer que a medida que la música se por el de una calabera); otro desfile que me encantó, al cual tuvimos algunos problemas al entrar por el aforo limitado, fue el de Alma Aguilar, una de mis diseñadoras favoritas, el cual me encantó, tanto por los diseños como por la puesta en escena (se colocaron maletas vintage en un carro de hotel, dos butacas, una mesita, y en la pantalla colocaron una foto de un pasillo de un hotel), destacaron blusas y vestidos de gasa con estampados de flores, pantalones años 20 y se le dio gran importancia a los tocados también vintage que a mi me fascinaron; otro desfile al que pude asistir fue al de TCN, cuya puesta en escena fue tambien muy pensada (actuó el grupo del guitarrista El sueño de Morfeo) y en cuanto a los diseños destacaron los conjuntos de ropa interior descoordinados y con un corte años cincuenta, además el final del desfile me pareció muy original, ya que las modelos salian en forma de bloques imitando de alguna manera al ejército; después tocaba el turno del diseñador Nicolás Vaudelet, al que personalmente no conocia y del cual me sorprendieron sus diseños, entre los que destacaron un abrigo ‘yeti’ (en este caso en negro y rosa), las botas de mosquetero por encima de la rodilla y los sombreros altos y alargados; después pudimos ver el de Sara Coleman, que consistió en una colección en tonos grises con algunos pequeños matices de color; otro desfile que me encantó fue el de Juana Martín, tambien desconocida por mi hasta ahora, en el que destacaron los vestidos, pantalones y faldas de acolchado plateado, las transparencias, los calcetines blancos de deporte por encima de los zapatos de tacón, y en especial un minivestido con lentejuelas verdes y un cancán delantero, un vestido largo negro con la parte de arriba totalmente transparente y otro vestido totalmente transparente y con tiras de terciopelo en todo él, pero en general, un desfile muy elegante y sofisticado desde mi punto de vista; a continuación pude asistir al desfile de Ion Fiz, cuya puesta en escena me pareció sublime (se dispuso una pantalla en la que aparecían imágenes del campo y la naturalza y se colocaron cuatro sillas en las que al empezar las modelos se iban sentando antes de empezar a desfilar), y, en cuanto al contenido, destacaron las estolas de zorro (lo que llevó a la intervención algo desagradable de un ecologísta espontáneo), la mezcla de tejidos como transparencias, paños y lanas, junto con las superposiciones, y a mi personalmente me fascinaron los zapatos y botas mosqueteras; el desfile de María Escoté también me gustó mucho, ya que la colección era de un tono frío en el que predominaba el negro, destacaron vestidos, camisones, bañadores hiperescotados con broches de flores incrustados, gasas, pantalones de campana, toreras con colas vaporosas y en cuanto a los complementos, me fascinaron los collares de pedreria negra junto con cinturones en los que aparecian la figura de un leñon en dorado. Al día siguiente tocaba el momento de los diseñadores del Ego, que aunque no eran diseñadores consagrados tuvieron mucho protagonismo; pudimos asistir a cuatro desfiles ya que los demás había aforo completo, entre los que destaco el de Roberto Etxeberría, por las superposiciones de pieles creando unas prendas que mezclan tejidos en una muy buena combinación; y el de Moisés Nieto, ya que sus prendas estaban basadas en líneas rectas y en tejidos naturales inspirados en la rigidez; así como también me impresionaron los desfiles de Maya Hansen y de LE (El Ego), a los cuales no pudimos asistir pero pudimos seguir mediante las pantallas del Cibelespacio.
Después de todo esto, la evidente conclusión que puedo sacar es que estos dos días fueron unos de los días más intensos que he vivido nunca, en los que comprobé todo lo que me llena la moda y todo lo que está puede llegar a mover y a transmitir. Sin duda, marcaron un antes y un después en mi futuro camino como profesional, y en toda mi persona en general.

Me parece que, con esto he logrado crear un nuevo punto de vista, más aficionado y humilde si se quiere, de lo que este tipo de eventos suponen, trasmitiendo de forma cercana la pasión por la moda.
¿Queréis más? Dicen que una imagen muchas veces vale más que mil palabras, asi que aquí os dejo algunas exclusivas de este blog, como iconos pictóricos de esta gran semana.



Recomiendo visitar el blog oficial de Cibeles Madrid Fashion Week.
Hasta la próxima.

Published in: on marzo 20, 2011 at 10:34 pm  Dejar un comentario  
Tags: , , , , , ,

Todo Testino

Creo que lo mejor para un viernes, en el que la semana comienza a pesar y el cansancio se hace notar ya hasta en las uñas de los pies, es sentarse frente a la pantalla del ordenador, y dedicarse simplemente a contemplar unas buenas fotos del gran Mario Testino. Con estas capturas desordenadas de la realidad, podemos experimentar fácil y cómodamente aquello que es y aquello que transmite la moda, sin necesidad alguna de leer parrafadas ajenas mientras nuestros párpados luchan por no echar el cierre a la jornada.
Simplemente disfrutad de un genio, que ha logrado y logra inmortalizar como nadie la pasión de este arte.

Con esto, queda claro que con la moda siempre se apuesta por Todo o nada.

Published in: on marzo 18, 2011 at 10:33 pm  Dejar un comentario  
Tags: , , , ,